Somos Venezuela hace rato - MUNDO NORTE

Títulos

26/01/21

Somos Venezuela hace rato

 


Por Matías Lobos (Politólogo, Dirigente PRO, Ex Sub Secretario Nacional de Fronteras)



Con mucha frecuencia solemos asistir a debates en torno a si Argentina marcha hacia un destino que la asemeje a la realidad actual de Venezuela. Dichos debates se disparan a partir de la vigencia en América Latina de modelos políticos que son calificados como movimientos nacionales populares por algunos, y como fenómenos populistas por otros.

Más allá de las adjetivaciones que estos modelos reciben desde distintas miradas ideológicas y/o académicas, lo cierto es que la base social que legitima los mismos tienen actores políticos y sociales parecidos. Pobres que son contenidos con programas de asistencia social directa, empresarios que son convocados a participar como engranajes prebendarios de un capitalismo de estado, sindicalistas y dirigentes sociales que conviertes sus organizaciones en empresas dependientes de los recursos estatales, intelectuales progresistas que claman con fuerza intelectual orgánica que la distribución se debe hacer con dinero ajeno; se convierten en las cuatro patas que le dan sustento social a los modelos políticos mencionados.

Podemos afirmar que la fórmula a la que apuestan es extender y fortalecer una matriz estado céntrica que convierta, a la mayor cantidad de personas, en individuos dependientes de la asistencia social y económica en sus múltiples variantes. Una sociedad que día a día se empobrece, es una base social que se agranda para generar mayor legitimidad social a estos modelos. La pobreza administrada y controlada, que contiene necesidades básicas, pero impide el progreso individual; es un modelo que vuelve poderosos a los detentadores del poder estatal.

Dos pequeñas historias de vida ejemplifican lo expresado. Una persona, egresada de un colegio privado del conurbano, que toda su vida vivió de su trabajo, se queda sin posibilidades de trabajo y recurre con vergüenza a pedir el seguro de desempleo, y solicita ayuda para tramitarlo porque jamás pensó estar en una situación semejante. Otra persona, empresario PYME, pide que se lo ayude en difundir la necesidad de que el gobierno continúe con la entrega de los ATP para poder seguir con su emprendimiento comercial. Dos personas que no estaban hasta hace poco en la maquinaria estado céntrica, y hoy lo están. Así opera la lógica social de estos modelos, no siendo la improvisación política su marca registrada.

Argentina no va camino a ser Venezuela, ya lo es hace rato. Nos atrevemos a sostener que nuestro país estructuró y expandió la matriz estado céntrica antes que Venezuela. Las elecciones 2021 se constituyen en un gran desafío para encaminar nuestra Nación hacia un modelo distinto: la matriz estado céntrica debe ser reemplazada por una matriz socio céntrica, en la cual el individuo sea el protagonista y el artífice de su progreso social.



MERLO

Pages