MARÍA GABRIELA EPUMER, la partida prematura de la talentosa coequiper de Charly García - MUNDO NORTE

Títulos

09/07/24

MARÍA GABRIELA EPUMER, la partida prematura de la talentosa coequiper de Charly García

En los vibrantes años 90, Charly García era un torbellino que parecía imparable... o casi. Durante sus conciertos, giraba la cabeza hacia la derecha en busca de la mirada dulce y el cómplice guiño de su guitarrista, como si eso pudiera ralentizar el frenesí.

Pero María Gabriela Epumer era mucho más que la guitarrista de Charly. Desde muchos años antes, ella ya tenía su propio vuelo. Nacida en el barrio de Villa Devoto el 1 de agosto de 1963, María Gabriela era descendiente de la población nativa rankulche por parte paterna, siendo bisnieta del cacique Epumer.

La música fluía en las venas de María Gabriela desde su nacimiento. Su abuelo, Juan Epumer, había sido el guitarrista del cantor de tangos Agustín Magaldi. Su hermano mayor, Lito Epumer, también era un guitarrista reconocido, habiendo formado parte de algunos de los grupos de Luis Alberto Spinetta y fundado el grupo de rock progresivo Madre Atómica. Además, su tía Celeste Carballo (hermana menor de su madre) también estaba involucrada en la escena musical.

María Gabriela Epumer y su amiga de la infancia y adolescencia, Claudia Sinesi, solían reunirse con los hermanos mayores de ambas: Lito Epumer y Quique Sinesi. También compartían momentos con amigos como el Mono Fontana, Jota Morelli y Pedro Aznar. A través de estas conexiones, María Gabriela tuvo la oportunidad de conocer a otros grandes artistas, incluyendo a Charly García, Luis Alberto Spinetta, David Lebón, Nito Mestre y María Rosa Yorio.

Desde temprana edad, María Gabriela mostró aptitudes musicales, estudiando piano, ballet, danza contemporánea y, por supuesto, guitarra. En 1980, se unió como guitarrista al grupo que acompañaba a María Rosa Yorio. Luego, junto a su amiga la bajista Claudia Sinesi y la baterista Andrea Álvarez, formaron Rouge, considerado el primer grupo de rock nacional femenino. Tras la disolución de Rouge, María Gabriela continuó su carrera junto a Claudia Sinesi. Posteriormente, se sumaron la tecladista Claudia Ruffinatti y la cantante Mavi Díaz, creando el exitoso grupo Viuda e Hijas de Roque Enroll.

Las Viudas destacaron como uno de los grupos más exitosos de la década de 1980. Se convirtieron en un emblema del pop, el twist, el rock teatral y la música divertida. Compartieron escenario con bandas como Los Twist, Virus y Los Abuelos de la Nada. Grabaron los discos “Viuda e Hijas de Roque Enrroll” (1984), “Ciudad Catrúnica” (1985) y “Vale Cuatro” (1986), además del álbum en vivo “Telón de Crep” durante su eventual regreso en 1995.

Tras la disolución de Viuda e Hijas de Roque Enrroll, María Gabriela Epumer y Claudia Sinesi formaron el grupo Maleta de Loca. También se unieron como guitarrista y bajista al dúo conformado por Celeste Carballo y Sandra Mihanovich.

En 1992, Epumer se sumó como guitarrista a la banda de Luis Alberto Spinetta, quien presentaba el disco “Pelusón of Milk”. Al mismo tiempo, continuó como guitarrista de la banda de Celeste Carballo.

En 1993, María Gabriela formó el grupo Las Chicas, junto a Marcela ChediackLaura Gómez Palma y las coristas de Los Twist, Floppy Bernaudo y Laura Casarino. Con esta banda, acompañaron a Fito Páez durante su gira de presentación del disco “El amor después del amor”.

El gran momento de Epumer llegó en 1994 cuando se unió a las filas de Charly García, convirtiéndose en su fiel guitarrista durante nueve años. Juntos grabaron los discos “La hija de la lágrima” (1994), “Estaba en llamas cuando me acosté” (1995), “MTV Unplugged” (1995), “Say no More” (1996), “Alta Fidelidad” (1997, junto a Mercedes Sosa), “El aguante” (1998), “Demasiado ego” (1999) e “Influencia” (2002).

Participó también de la reunión de Sui Géneris en el año 2000, grabando los discos ¨Sinfonias para adolescentes¨ (2000) y ¨Si, detrás de las paredes¨ (2001).

Formó parte además del histórico show de Charly García en la Quinta de Olivos junto al ex presidente Carlos Menem en el año 1999, y tocó junto a Charly en festivales masivos como ser el Festival Buenos Aires Vivo de 1999 (para 300.000 personas), el Buenos Aires Hot Festival de 2001, los Cosquín Rock de 2002 y 2003, el Festival de Viña del Mar de 2003, y numerosas giras por toda Argentina, Latinoamérica y Estados Unidos.

A la vez que disfrutaba de la masividad por ser la guitarrista de Charly, se dio tiempo para crear sus propios proyectos musicales.

En 1995 conoció al guitarrista inglés Robert Fripp (ex King Crimson) a quien acompañó en su gira por Argentina, con una banda llamada ¨Los gauchos alemanes¨. Ese mismo año, y junto al baterista Fernando Samalea (también compañero suyo en la banda de Charly García) crearon el proyecto ¨Montecarlo Jazz Ensamble¨, grabando dos discos en los que participaron más de 50 músicos argentinos de diferentes estilos en beneficio de la Comunidad Aborigen Argentina.

A su vez, en 1996 formó su propio proyecto solista, llamado A1, con el que grabó los discos ¨Señorita corazón¨ (1998) y ¨Perfume¨ (2000) ... discos en los que participan sus grandes amigos de la música, entre ellos los propios Charly García y Luis Alberto Spinetta.

El 30 de Junio de 2003, una trágica noticia sorprendió y enlutó al mundo del Rock, y de la música y el arte en general.

María Gabriela Epumer fallecía con solo 39 años de edad.

Una semana antes había sido diagnosticada con gripe y recetada con antibióticos. Al no mejorar, concurrió el 28 de Junio al Hospital Alemán, donde le dijeron que seguía siendo solo una gripe y la enviaron nuevamente a casa. Regresó al mismo hospital un día más tarde, con su cuadro empeorando cada vez, pero nuevamente no le encontraron nada grave y volvieron a recomendarle reposo.

El día 30 fue llevada de urgencia al Hospital Francés, donde falleció de un paro cardiorespiratorio, determinando la autopsia posterior que tenía un edema pulmonar, siendo por ello imputados los cuatro médicos que la atendieron en sus últimos días.

Una muerte absurda que pudo haberse evitado pero que no alcanzó para apagar esa estrella que brillaba, y sigue brillando con luz propia.

El propio Charly durante muchos años se siguió dando vuelta, buscando en el escenario su mirada y su punteo cómplice, y afirmando que ella ¨estaba ahí¨.


 Román Reynoso 2024 

Portal de Noticias Mundo Norte  Instagram: @mundonorte       


 

Pages