Los beneficios de una alimentación rica en omega 3 para combatir la inflamación - MUNDO NORTE

Títulos

24/11/20

Los beneficios de una alimentación rica en omega 3 para combatir la inflamación



Por la Dra. Virginia Busnelli (MN 110351), Médica especialista en Nutrición,

Directora Médica de CRENYF y Directora Académica de CEAR.


En las últimas décadas se ha descubierto cómo el sistema inmunológico y los procesos inflamatorios crónicos repercuten directamente en una amplia variedad de problemas de salud mental y física. Actualmente, más del 50% de todas las muertes son atribuibles a enfermedades inflamatorias, entre las que se incluyen accidentes cerebrovasculares, diabetes, cardiopatía isquémica y diversos tipos de cáncer, entre otros1.


La inflamación es un proceso caracterizado por la activación de células inmunes y no inmunes que protegen a la persona de bacterias, virus, traumatismos, toxinas e infecciones eliminando patógenos, promoviendo la reparación y recuperación de tejidos.

Dependiendo del grado y extensión de la respuesta inflamatoria, pueden ocurrir cambios metabólicos y neuroendocrinos para conservar la energía metabólica y asignar más nutrientes al sistema inmunológico activado. Esto puede traer aparejadas consecuencias psicofísicas como la fatiga, pérdida del apetito, reducción de la libido y sueño alterado, así como una mayor presión arterial.

Si bien la inflamación es parte del mecanismo de defensa de nuestro organismo, cuando se mantiene más de lo necesario o se vuelve crónica puede perjudicar al tejido, generando un daño mayor. Por otro lado, la composición de la alimentación, entre otros factores, puede potenciar esto; fundamentalmente aquella compuesta por baja cantidad de frutas, verduras, legumbres, sumado a la alta ingesta de alcohol, cereales refinados, tabaco y alimentos ultraprocesados.

Estos factores dietéticos pueden alterar la composición y función de la microbiota intestinal y están relacionados con una mayor permeabilidad intestinal y cambios epigenéticos en el sistema inmunológico que finalmente causan endotoxemia de bajo grado e inflamación crónica sistémica. Por su parte, la deficiencia de nutrientes como el zinc, magnesio y fundamentalmente omega 3, también tienen una gran injerencia en la problemática inflamatoria.

El omega 3 fortifica y defiende al organismo frente a enfermedades como diabetes, cáncer, depresión y deterioro cognitivo, así como de problemáticas cardiovasculares como fibrilación auricular, aterosclerosis, trombosis, inflamación y muerte súbita, entre otras2. Uno de sus principales aportes es su capacidad antiinflamatoria, ya que mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos, mientras que también se ocupa de balancear los niveles de colesterol en el organismo y regula el trabajo de los glóbulos blancos que responden a los procesos inflamatorios del organismo.

1 GBD 2017 Causes of Death Collaborators. Global, regional, and national age-sex-specific mortality for 282 causes of death in 195 countries and territories, 1980–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. Lancet 392, 1736–1788 (2018). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7147972/#R5

2 Shahidi F, Ambigaipalan P. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids and Their Health Benefits [Internet]. Vol. 9, Annual Review of Food Science and Technology. Annual Reviews Inc.; 2018 [citado 10 de octubre de 2020]. p. 345–81. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29350557/ 

MERLO

Pages