Recordatorio de Moises Lebensohn a 114 años de su nacimiento. - MUNDO NORTE

Títulos

agosto 12, 2021

Recordatorio de Moises Lebensohn a 114 años de su nacimiento.

Moisés Lebensohn, caracterizado por José Bielicki en su libro como "El Hombre que pudo cambiar la historia" fue un ideólogo radical que se caracterizó por la intransigencia y honestidad. 

Un día como hoy hace 114 años nacía el 12 de agosto de 1907 en la ciudad de Bahía Blanca.

Moisés Lebensohn, fue un ideólogo radical que se caracterizó por la intransigencia y honestidad. Fundó el diario La Democracia de Junín y llegó a ser presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical.

Moises Lebensohn, fue un activo militante de la Unión Cívica Radical; gran organizador de la juventud radical, herramienta fundamental para la renovación del radicalismo para retomar la senda emancipadora definida por Hipólito Yrigoyen, de quien fue continuador ideológico.

La principal preocupación y tarea de Lebensohn fue darle autonomía y sistematización a los fundamentos doctrinarios de la UCR, definiéndose como una expresión política democrática, liberadora, popular y progresista. A pesar de sus condiciones intelectuales y capacidad organizativa, las paradojas del destino hicieron que Lebensohn casi no tuviera oportunidad de desempeñar cargos electivos: solamente fue concejal en su ciudad (1936) y convencional nacional constituyente (1949), siendo protagonista central en esa oportunidad como jefe de la bancada radical.

 Su actuación estuvo centrada en la tarea militante y de conducción política en el desempeño de funciones directivas partidarias en la UCR. Entre los años 1938 y 1946 fue artífice del Movimiento de la Juventud Radical que realizó cuatro congresos nacionales, siendo los más importantes el de Córdoba (mayo de 1938) y el de Chivilcoy (mayo de 1942). Ese "Grito de Chivilcoy" decía Lebensohn, sacudió las adormecidas conciencias que esperaban una aurora de redención. De allí surgieron los basamentos para la fundación del Movimiento de Intransigencia y Renovación, el 4 de abril de 1945. Fue inspirador de la Declaración de Avellaneda cuyos principios recogió en 1948 la Honorable Convención Nacional del radicalismo como Bases de Acción Política y Profesión de Fe Doctrinaria. Lebensohn fue también presidente del Comité de la UCR de la provincia de Buenos Aires.

Combatió los viejos métodos electorales, como la "política del servicio personal" o clientelismo, que convertían al partido en una maquinaria electoral dominada por caudillos que luchaban más por la conquista de prebendas que por ideales. Lebensohn impulsó el voto directo de los afiliados para combatir las camarillas internas. Fue el dirigente más lúcido de su generación, por cierto, brillante, integrada por hombres de la talla de Frondizi, Balbín, Larralde, Illia, Noblía, Sobral y Mercader. Fue un ferviente opositor al régimen conservador fraudulento de los años treinta y también el más inteligente crítico del peronismo.

En 1949 presidió el bloque radical en la Convención Nacional Constituyente que reformó la Constitución Nacional de 1853/60 con sus reformas de 1866 y 1898 y dictó una carta magna de corte cesarista que incluía la reelección presidencial indefinida. En sus sesiones trabajó arduamente manteniendo la unidad de la bancada radical, internamente dividida entre quienes apoyaban la necesidad de actualizar la carta constitucional bajo los principios del constitucionalismo social (intransigentes) y quienes le deslegitima y reclaman el abandono de las sesiones (unionistas). La UCR impugnó el procedimiento de la reforma constitucional debido a que se incumplió el artículo 30 de la Ley Fundamental que exige que la declaración de necesidad de la reforma sea aprobada por dos tercios del total de ambas cámaras del Congreso, y este caso se aprobó por dos tercios de los presentes. Pero la Convención Nacional presidida por Ricardo Rojas resolvió que la UCR participe de los comicios para la elección de aquella Convención Reformadora en tanto no fuera una trampa autoritaria del peronismo.

La lucidez de Moisés Lebensohn lo llevó a trabar una armónica relación con el presidente de la Convención Ricardo Rojas, ambos intelectuales de primer nivel.

En la convención Constituyente de 1949, el punto central de la reforma peronista era conseguir la habilitación de un nuevo mandato presidencial de Perón mediante la modificación del artículo 77 que impedía la reelección inmediata del presidente.
Lebensohn encontró en ese punto un argumento magnífico para que los convencionales de la UCR, que hasta entonces participaron de buena fe del proceso reformista pese a las disidencias internas, abandonaran la Convención.

Luego como consecuencia de ello Lebensohn debió afrontar la persecución, la cárcel y la censura por su compromiso democrático y su lucha contra los abusos totalitarios del gobierno de Perón. En 1953 fue elegido presidente de la Convención Nacional de la UCR, donde tuvo una destacada actuación e impulsó una política de confrontación abierta y franca al peronismo que había exacerbado para entonces sus componentes más autoritarios y antidemocráticos, planteando la "lucha en todos los frentes". Su salud quebrantada lo llevó a una muerte temprana en la más absoluta pobreza el 13 de junio de 1953.
Moisés Lebensohn fue un luchador consecuente contra los privilegios de los poderosos, incorruptible en sus ideales y ejemplar en su conducta austera y honrada. Consagró una máxima que guió su vida y sirve de ejemplo aún hoy. El desafío del auténtico hombre político es conjugar "doctrina para que nos comprendan y conducta para que nos crean"

La libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en papeles solamente. Cualquier déspota puede obligar a sus esclavos a que canten himnos a la libertad; y este canto maquinal es muy compatible con las cadenas y opresión de los que lo entonan. Si deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad. ¿Si me considero igual a mis conciudadanos, por qué me he de presentar de un modo que les enseñe que son menos que yo? ”
Moisés Lebensohn, 1940

No hay dudas que su Rol fue y es de una importancia notable y que dejo su huella en el principal partido político del País, Si bien no pudo cambiar la historia dejo su impronta en ella.

Lic. Javier Argolo

  

MERLO

Pages